Mi hijo es artista

30 septiembre, 2013
Mi hijo es artista

Elegir una disciplina artística como actividad extraescolar es altamente recomendable. Actividades como la música o la pintura desarrollan en el cerebro sensibilidades y disciplinas que no alcanzarán en el colegio. Ahora bien, es muy importante que sean nuestros hijos los que manifiesten interés por la actividad a la que lo queremos a puntar y que esto no sea obra de nuestros deseos y frustraciones juveniles. Estudiar cualquier arte exige de mucha técnica, tiempo y dedicación, que al ser compaginados con la enseñanza reglada obligatoria pueden suponer una sobrecarga demasiado pesada para nuestro hijo en el caso de no ser algo deseado por él.

La pintura y cualquier otra actividad desarrollada en academia suele ser bastante relajada y gratificante. Los días necesarios para acudir al centro no serán más de uno o dos pro semana y generalmente presentan mucha flexibilidad en cuanto a los horarios.

En el caso de optar por la música o la danza en un conservatorio, la cosa cambia bastante. La enseñanza en los conservatorios está reglada y sigue un itinerario cerrado. Tiene la ventaja de ser una educación gratuita, aunque esto significa que no sea elitista. Si bien la matrícula y las clases son gratuitas, en el caso de la música nuestro hijo habrá de escoger un instrumento que deberemos comprarle para que practique en casa. Y aquí si habremos de hacer una gran inversión. Además, para ingresar en un conservatorio se han de pasar unas pruebas, que si bien no requieren de ninguna formación previa, sí que serán determinantes para que pueda ingresar o no en el centro. En el conservatorio, tanto de danza como de música, nuestro hijo tendrá que acogerse al horario y asignaturas estipuladas para el curso en que se encuentre, lo que nos dará menor flexibilidad, y además deberá encontrar un rato diario para practicar en casa. es una enseñanza mucho más sacrificada, paralela a la escuela que, en caso de ser deseada, proporcionará grandes gratificaciones. Además, está demostrado que los alumnos de disciplinas musicales no presentan fracaso escolar y que son mejores en matemáticas.

Deja un comentario