La psicología energética y la psicoterapia, nuevas aliadas contra los problemas infantiles

20 noviembre, 2018
La psicología energética y la psicoterapia, nuevas aliadas contra los problemas infantiles

La preocupación que mostramos los padres y madres hacia nuestros propios hijos es tan grande que a veces incluso muchos y muchas llegamos a pensar si no estaremos agobiando a nuestro hijo o hija. Sin embargo, y por otra parte, nuestra mente considera que toda preocupación es poca y que es necesario estar más alto de lo que hacen, de lo que necesitan y de lo que sienten nuestros niños y niñas. Es lógico y, por suerte, es normal. Las ocasiones en las que no se produce esto suelen ser premonitorias de una falta de cariño por parte de los ascendentes.

También solemos estar pendientes de que nuestros hijos e hijas tengan la posibilidad de desarrollar todo el potencial que atesoran. Que lleguen a demostrar eso no siempre es fácil y para ayudar en la consecución de estos valores y conseguir que el futuro pinte mejor para ellos es necesario que tengamos contacto con dos disciplinas que nos pueden ser de franca ayuda para ello: esas dos disciplinas no son otras que la psicoterapia y la psicología energética, dos ideas de lo más positivas.

Pero, ¿qué son la psicoterapia o la psicología energética? La primera de ellas es una ciencia que, a través de una serie de manifestaciones psíquicas o físicas, promueve cambios en el comportamiento de los individuos. Esto es algo de especial importancia entre los niños puesto que los cambios a mejor que se produzcan en su vida durante esta etapa contribuirán a que ésta sea mejor durante las siguientes décadas. Y eso no es, precisamente, moco de pavo.

La psicología energética pone su foco, por otro lado, en las emociones para conseguir un estado de equilibrio y bienestar, algo que también es de suma utilidad para todas las personas y especialmente para los niños y niñas pequeñas. La verdad es que esto es elemental para ellos puesto que empiezan a encontrar de esta manera la forma en la que pueden conseguir sentirse bien por sí mismos, sin la necesidad de depender de nadie. Y esto es otra lección que es aconsejable tener en cuenta de cara a su futuro.

Muchos padres y madres se han dado cuenta de la importancia que tiene que sus hijos e hijas adquieran cuanto antes la independencia suficiente como para conseguir mantener un equilibrio de pensamientos y sentimientos que les permitan disfrutar de un bienestar durante su día a día. Es algo de lo cual ha informado recientemente una entidad como el Instituto de Psicología Emocional y Psicoterapia Humanista a través de un estudio. Y es que la importancia que han adquirido estas dos disciplinas ha crecido de un modo muy importante en los últimos años.

Cuanto antes, mejor

La verdad es que, ante la pregunta de cuándo es mejor empezar a enseñarles cosas a los niños a este respecto, la única respuesta posible es que cuanto antes, mejor. Los hábitos son muy importantes en la vida de cualquier persona pero adquieren un carácter y una importancia especial cuando tienen lugar entre niños debido a que, cuanto antes adquieran hábitos positivos y saludables, más salud y energía van a tener para afrontar todo lo que tengan que afrontar.

Dicen que las experiencias de cuando se tienen pocos años ayudan de una manera extraordinaria a construir la personalidad de un niño o una niña. Teniendo eso cuenta podemos darnos cuenta de la enorme importancia que tiene hacer que un niño consiga, a través de su psicología, una estabilidad y una tranquilidad que le permita en resumidas cuentas ser feliz y no tener que depender de factores externos para ello. No cabe duda de que contribuir a que eso sea posible es de una importancia sublime y que no puede ser obviada por nadie.

De toda la vida ha habido personas a las que encontrar una estabilidad en cuanto a lo emocional le ha pasado una mala pasada a la hora de enfocar tanto su vida privada como su desarrollo profesional. La suerte con la que cuentan ahora nuestros hijos es que pueden resolver ese problema de una manera muy simple. Hay profesionales que están especializados en sacar todo su potencial a través de elementos como los que hemos hablado a lo largo de todas estas líneas. Por eso es más posible luchar contra todos esos problemas que estén derivados de la personalidad de nuestros hijos e hijas.