Abrir una franquicia puede ser una buena opción para combatir la crisis

12 noviembre, 2015

Imagen para el Grupo Reprepol...

Cuando mi esposa y yo nos quedamos en paro tras el cierre de la empresa textil en la que ambos llevábamos trabajando desde los 17 años, ocupando después de mucho tiempo, de un intenso trabajo, cursos y formaciones, ella el puesto de secretaria de dirección y yo el de jefe de proyecto, ¡el cielo se nos cayó encima! Tantos esfuerzos ¡para llegar a este resultado! ¡Y a los 40 años pasados! ¿Qué iba a ser de nosotros? Pero como dice el refrán popular: “Dios ahoga pero no aprieta”… Y aunque yo no sea creyente, el hecho fue que caímos poco después y por casualidad sobre un anuncio titulado “Montamos tu tienda” del Grupo Reprepol, un proveedor de ropa, calzado y complementos infantiles en tiendas mono-marca y multi-marca, un concepto que nos pareció novedoso y que por ello nos llamó la atención. Quizá fuese esa la solución…

El textil, la ropa… de todo ello ¡sabíamos! Teníamos experiencia, ganas, los niños nos gustaban, y sobre todo ¡no teníamos nada por perder! Un artículo que leímos en un famoso periódico, en el que proporcionaban consejos para abrir una franquicia y triunfar en tiempos de crisis, acabó por convencernos. Llamamos al número de teléfono indicado en el anuncio… Acordamos fecha y hora con el grupo y a los pocos días, un especialista en tiendas y franquicias de ropa infantil de la firma nos asesoró en todo y contestó a todas aquellas preguntas que se nos ocurrió. El concepto de tienda del Grupo Reprepol se podía dividir de dos maneras: la primera, como tienda mono-marca y la segunda, como tienda multi-marca. La tienda mono-marca funcionaba de manera similar a las demás franquicias de ropas y complementos infantiles pero con la ventaja de conservar una identidad e independencia propias y sin asumir los costes unidos a la apertura de una franquicia. ¡Qué interesante! ¿Y? ¿Qué más?

Con ello, el grupo se ocuparía del concepto de diseño para la tienda o franquicia que más se acoplaría a nuestros gustos, productos, etc., con el fin de personalizar y crear nuestra propia marca. Vaya, vaya… ¡Esto se estaba volviendo cada vez más interesante! Y si llevaban 20 años proponiendo sus servicios, no sólo como mayorista sino también como franquiciador, ¡es que el negocio valía verdaderamente la pena! Así es que, tras un lapso de tiempo estudiando esta oportunidad, el proyecto nos pareció viable y decidimos lanzarnos. Los productos de diferentes marcas de alta calidad y diseño eran sumamente bonitos y a unos precios muy competitivos. Encontramos un local en pleno centro de nuestra ciudad y allí empezó nuestra nueva y emocionante aventura…

Desde entonces, han transcurrido unos pocos años, no os voy a mentir diciendo que todo fue “jauja”, porque los primeros meses fueron difíciles y tuvimos que trabajar mucho, darnos a conocer, etc., para fidelizar poquito a poco a los clientes… ¡Pero lo conseguimos! ¡Y siempre con el respaldo del grupo! Así pues, a día de hoy, somos una tienda céntrica de ropa y complementos infantiles, apreciada y estimada en nuestra ciudad, con una densa y fiel clientela. Con ello, ¡nos encanta nuestro trabajo! ¡Generamos nuestros propios ingresos y formamos parte de una gran familia! Con lo cual, caer aquel día sobre el anuncio “Montamos tu tienda” del Grupo Reprepol fue para nosotros una auténtica “bendición”, y no dejaré nunca de darles las gracias al azar – ¡o a lo que sea! – por esa oportunidad…

Deja un comentario