Técnicas de estudio y lectura rápida

6 marzo, 2014

En la Era de Información, la lectura veloz es una técnica imprescindible si queremos sobrevivir a tanta literatura escrita sin morir en el intento.

La lectura rápida se puede aprender a través de un buen entrenamiento, a realizar durante media hora cada dos o tres días. De esta manera, es muy probable que logremos leer hasta cuatro veces más rápido en unos dos o tres meses.  Además, resulta uno de los aprendizajes más sencillos y gratificantes que podemos experimentar en la vida. Actualmente existen varios libros y cursos que nos orientarán para alcanzar este objetivo, como los del Grupo Serves.

La lectura por palabras, que hace que la comprensión del texto sea más lento, se denomina “lectura tubular”, la que se nos ha enseñado en el colegio de manera necesaria y lógica. Pero este mismo sistema de lectura no es el más adecuado para una persona adulta. A través de la lectura rápida podemos alcanzar a leer hasta 1000 palabras por minuto. Este conocimiento resulta muy útil para preparar materias académicas en mucho menos tiempo (pudiendo estudiar tres en el mismo tiempo que estudiamos una), reducir nuestro cansancio mental con la lectura, aumentar nuestro nivel de comprensión lectora y, sobre todo, ahorrar tiempo. Además, la lectura pone en funcionamiento toda nuestra actividad intelectual, por lo que aprender lectura rápida también nos ayudará a mejorarla. 

 

 

Deja un comentario