Mi hija sufre fobia escolar tras haber sido acosada en el colegio

29 agosto, 2016
Mi hija sufre fobia escolar tras haber sido acosada en el colegio

Mi hija Lena, hasta los 11 años, fue una niña y una estudiante ejemplar. Le encantaba aprender, ir al colegio y juntarse con sus amigas durante el recreo y después de las clases para charlar y reírse un rato con ellas. Eso era antes de mudarnos de casa tras haber sido yo –por cuestiones laborales- trasladada a más de 120 kilómetros del lugar en el que vivíamos hasta entonces. ¡Nunca me hubiera podido imaginar lo que iba a suceder a raíz de aquel acontecimiento! Obviamente, tuvimos que cambiar a nuestra hija de colegio. Y a partir de ahí, fue cuando empezaron los problemas… Hoy, lo pienso y si no hubiera sido gracias a la ayuda de los abogados expertos en acoso escolar de la firma Durán & Durán Abogados, ¡no sé dónde estaría mi hija en la actualidad! Me fueron de gran ayuda y apoyo en todo momento. Pues, hay que saber que el acoso escolar que se va repitiendo día tras día hace que el niño o la niña sufra una situación de injusta indefensión, de una marginación e incluso de una percepción de su imagen personal propia muy por debajo de lo deseable que merma su autoestima y haga que ésta se quede por los suelos y que surjan graves e importantes problemas psicológicos. Por ello, ante este tipo de situación hay que tomar lo más rápidamente posible medidas y denunciar el caso emprendiendo acciones legales para que las cosas no vayan a más.

¿De qué manera se materializa el acoso escolar?

Las “razones” por las que un niño puede ser víctima de acoso escolar suelen ser múltiples. Basta con ser un poco diferente, gordo, extranjero, alto, bajito, superdotado, etc., para verse acosado por uno o varios niños. Por otra parte, dicho acoso puede materializarse de distintas maneras: bloqueo social, hostigamiento, manipulación, coacciones, exclusión social,  intimidación, agresiones, amenazas, etc., lo cual repercute de forma muy nociva sobre la salud del niño, tanto física como –sobre todo– psicológica. En el caso de mi hija, por ejemplo, el hecho de verse todas las mañanas esperada a la puerta del colegio por varios adolescentes, empujada, humillada constantemente y burlada por estos energúmenos, hizo que desarrollara una fobia escolar. ¡Cuidado! Hay que saber que una fobia escolar no es un simple temor que pasa a los pocos instantes, ¡ello va mucho más allá y se trata de una patología muy compleja y dura de llevar y curar! Mi hija por haber sido víctima de acoso escolar tuvo que ser seguida, en primer lugar, en la unidad psiquiátrica para niños y adolescentes del hospital de nuestra ciudad durante dos años, y todavía en la actualidad es incapaz de asistir a clase de forma normal y tiene, por ello, que ser asistida por un profesor de apoyo y por un psiquiatra especializado en dicho trastorno. Como lo veis, el acoso escolar es un problema sumamente grave y complejo que no se debe tomar a la ligera ya que puede ocasionar graves y a veces irreversibles trastornos psicológicos. En general parece ser que el acoso escolar esté basado más en el bloqueo y en la exclusión, pero puede ser de varios tipos como os lo he dicho más arriba.

En el caso de mi hija, la pobrecita fue sometida a vejaciones diversas que le mermaron su autoestima y salud. A menudo y solamente por ser diferentes, por destacar por ejemplo en el colegio, etc., basta ya para que algunos niños sean vergonzosamente acosados. Ello, fue más o menos lo que le pasó a mi pequeña Lena. Mi hija, al ser nueva, excelente alumna, alta y mestiza (mi esposo es senegalés) tuvo derecho a humillaciones, gritos y fue sometida incluso a la violencia física. Por ello, si observáis que vuestro/a hijo/a se muestra retraído/a, que teme ir al colegio, no os lo debéis pensar ni un solo segundo para que las cosas no vayan a más. Hablad, ante todo, con la dirección del colegio y luego de ello ¡acudid a un especialista y denunciad el caso! Para que os ayuden y os asesoren de la mejor manera posible, id a ver a un reconocido bufete de abogados especializados en acoso escolar como el celebérrimo y excelente despacho de abogados Durán & Durán, antes de que el sufrimiento de vuestra criatura y ser más amado y valioso para vosotros desencadene en conductas y trastornos psicológicos difíciles de tratar. Os lo dice una madre que lo sufre desde varios años en sus propias carnes… ¡Hacedme caso!