Climatización en los centros educativos

18 noviembre, 2016
Climatización en los centros educativos

España es un país de cambios climáticos muy extraños. Hay meses en los que se presupone que debe hacer frío, o en los que se entiende que no debería haber casi 40 grados y, sin embargo, los hay. Luego hay días que el frío te sorprende y te deja en estado de KO porque el día anterior estabas en pleno noviembre a 26 grados y al día siguiente te encuentras a 15, que no es que sea un frío horrible, ni mucho menos, pero que ya no te permite ir en manga corta pero tú, como creías que la temperatura iba a ser similar a la del día anterior, sigues yendo con los brazos al aire. Es una locura.

El caso es que hay colegios e institutos, sobre todo, en el sur de nuestro país, que sufren las altas temperaturas en los meses de septiembre y octubre y los cambios bruscos al frio en noviembre y diciembre sin avisar y eso, os puedo asegurar, que ni es bueno para la concentración de los alumnos ni tampoco lo es para su salud. Treinta y cinco niños más el profesor encerrados en un aula sin tener apenas ventilación y con una temperatura exterior de 36 grados que, allí dentro, pueden transformarse perfectamente en 38 o 39 grados. Chavales que van a clase casi en tirantes a mediados de noviembre porque en clase hay más de 27 grados y de pronto, llegan un día, y se encuentran con 16 grados que les provocan un fuerte resfriado…. Esa es la rutina que prácticamente se vive cada año.

Padres y Profesores en Pie de Guerra

Por eso, hay un movimiento de padres y profesores de alumnos en zonas como la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Extremadura, que buscan fondos para instalar sistemas de climatización tanto en los centros educativos públicos como en los concertados.  Yo formo parte de ese movimiento y me estoy volviendo toda una experta en este tema, de hecho, estoy intentando conseguir firmas para que se implante este sistema de calefacción por bomba de calor que instala la empresa García Guirado porque, tras mucho investigar y tras leer mucha información, creo que sería la calefacción idónea en el sur del país.

La calefacción por bomba de calor es mucho más eficiente que otros sistemas de climatización porque el consumo de energía de este sistema es muy reducido en comparación con su rendimiento por lo que el gasto del Estado se vería mermado y, por tanto, sería más factible hacer llegar esta calefacción a todos los centros. Según Greenpeace en 2011, las bombas de calor son el mejor sistema de calefacción en lo que se refiere a eficiencia energética y esta característica se debe a su funcionamiento, que está basado en transportar calor en vez de generarlo.

Es el mismo funcionamiento que tiene una nevera solo que al revés y, de hecho, las bombas de calor reversibles funcionan también como aparatos de aire acondicionado. Se trata de llevar un calor que ya existe allí donde se quiere disfrutar (o no padecer). En el caso de la nevera es de dentro a fuera, en el caso de la calefacción es de fuera a dentro.

Desde aquí hago un llamamiento para conseguir que todos los centros educativos tengan una buena y adecuada climatización durante todo el año. ¿Y vosotros, me apoyáis?