Beneficios de los campus de verano

17 mayo, 2018
Beneficios de los campus de verano

Hace años era impensable que nuestros hijos, al terminar el curso, siguieran acudiendo a más actividades programadas. Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora es lo que se lleva. Yo recuerdo que cuando era chico, justo al acabar el curso escolar me iba al pueblo con mis abuelos y allí estaba durante meses. Pero ahora eso ya no se puede hacer por muchas razones. De ahí que muchos colegios hayan apostado por los campus de verano, que es la mejor forma de poder conciliar la vida escolar con la laboral de los padres.

Ahora bien, si desconoces cómo son ahora los campus, estaría bien que leyeras cómo se desarrolla en el colegio Madre de Dios Ikastetexea, porque seguro que no tiene nada que ver con lo que habías pensado. E su campos realizan  talleres con diferentes temáticas. Por ejemplo la de África, donde se realiza una presentación del continente, animales, realizan un teatro.  También crean diferentes manualidades sobre este país.

Se ven películas del tipo Coco, Buscando a Nemo o Mulán, todas ellas pedagógicas y con mensaje. Esta es la mejor manera de trabajar los valores que aparecen en las películas como la amistad, el respeto, o el amor.

Otra temática es la del circo. Con la presentación de las actividades y personajes que tiene el circo: magia, payasos. También realizan diferentes manualidades creando su propio circo. En estos campamentos urbanos pueden participar alumnos del centro o que no sean del colegio a partir de los 3 años de edad.  Se realizarán del 22 junio al 27 julio.  Los horarios serán de 9:00 a 13:30. Además ofrece la posibilidad de servicio de guardería y ampliación de horarios hasta las 16:30 horas. Lo mejor de todo es que estos campamentos no suelen ser nada caro. Por ejemplo el precio del campamento es de 12 euros /día, aunque los socios del AMPA de Madre de Dios tendrán un descuento de 2 euros/ día, por lo que el precio sería de 10 euros/día.

Campus como éste hay muchos, y se han convertido en la mejor manera de poder conciliar. Y es que lejos de solo hablar de horarios, es cierto que los beneficios para los niños son muchos.

  •     Los niños aprenden a ser  más tolerante, socializarse con el resto de los compañeros.
  •     Harán nuevas amistades con las que comparte la habitación, juegos y actividades. Esto viene muy bien para los niños más tímidos. Aquí al contrario que en el colegio, las notas no importan, por lo que los participantes están más abiertos a conocer gente y a jugar.
  •     Los niños pueden aprender nuevas formas de llenar el tiempo libre en relación con otros, sin depender tanto de la tecnología. Es el momento perfecto para que desconecten de las tablets y de los ordenadores.
  •    Es la mejor forma de ganar autonomía y mejorar la famosa “mamitis/papitis”, ya que van a colaborar y trabajar en equipo. Seguro que cuando vuelve a casa después de estar en un Campus vas a notar que es más autónomo y que ya hace cosas por sí solo, pues va a ayudar, participar, colaborar y crear.
  •   El chaval que participa en un campus, acaba ganando confianza en uno mismo.

Un respiro para los padres

Pero estos beneficios no solo son para los hijos, también para los padres. Y es que muchas veces los padres y madres están más preocupados que los propios niños. Éstos están jugando y haciendo cosas todo el día y aunque pueden llorar alguna vez al hablar por teléfono, están bien. De lo contrario, ya se habrían puesto los responsables en contacto. No olvidemos que están de campamento de verano, ni en la cárcel ni en la guerra, por eso los padres tienen que estar tranquilos, y confiar en sus hijos.

Como has podido comprobar los beneficios y ventajas de un campamento de verano son amplios; es un regalo, no un castigo, y siempre que se pueda es una experiencia muy enriquecedora que no se olvida. Mi paso por campus me ha permitido mantener un buen número de amigos, de esos que somos fieles, y nos contamos las cosas.

Seguro que en tu ciudad hay muchos campus de verano para que tus hijos puedan divertirse, después de unos duros meses de clase y antes de las esperadas vacaciones con sus padres.